Corbacho anuncia el programa de retorno ante países ribereños del Mediterráneo

Publicado en Noticias

El Ministro de Trabajo e Inmigración participa en el foro "Diálogo 5+5" con representantes de Francia, Portugal, Italia, Malta, España, Marruecos, Argelia, Mauritania, Libia y Túnez

27 may 2008. El ministro de Trabajo e Inmigración ha anunciado hoy ante representantes de países mediterráneos de ambas riberas, el programa de retorno voluntario que el Gobierno de España implantará próximamente.

En su intervención en la apertura de la Sexta Conferencia Ministerial sobre las Migraciones en el Mediterráneo Occidental, Celestino Corbacho, ha puesto de manifiesto los principales objetivos de nuestro ejecutivo en materia de inmigración.

"Estamos intentando desarrollar un ambicioso programa de retorno voluntario que permita, a aquellos ciudadanos que lo deseen, bien porque han dejado atrás parte de su familia, o porque echan de menos sus raíces, o porque consideran que en sus países de origen pueden, en ese momento concreto, encontrar mejores expectativas de vida, contar con el apoyo del país de residencia, en este caso España, para poder llevar a cabo su proyecto vital", ha explicado el ministro Corbacho, que ha remarcado el carácter voluntario de la medida, que "permitiría facilitar e incentivar el retorno, paliando la pérdida de recursos humanos cualificados y emprendedores, la fuga de cerebros y la sangría humana que para los países emisores supone en muchos casos la emigración".

Celestino Corbacho ha puesto de manifiesto que el proyecto español requerirá "la cooperación de los países de origen de la población inmigrante", y se ha comprometido a informar, en próximas sesiones de la conferencia, del desarrollo del programa de retorno.

Esta medida, que se encuentra en estudio, podría incluir ayudas al traslado, acumulación del seguro de desempleo, apoyo mediante microcréditos, asesoramiento tanto en España como en el país de destino, así como orientación y apoyo en la integración en el país de destino.

El ministro español ha remarcado en su intervención su convicción en que la integración enriquece a la sociedad, y ha insistido en la necesidad de extender los principios democráticos y de convivencia mediante el ejercicio del respeto de las normas y de los principios básicos de convivencia.

Dubai, un pequeño gigante que se ha convertido en destino profesional de muchos

Publicado en Noticias

APRENDE MÁS

A principios de la década de los 90, el emirato árabe decidió transformarse de manera radical y conseguir ser un referente económico a nivel mundial. Hoy ya lo ha conseguido y Catenon ha sido testigo de ello.

Nada tiene que ver el Dubai que hoy conocemos con el de los años 90. Y es que desde que el emirato optó por convertirse en un centro económico de referencia, no ha parado de crecer. Esta es la razón principal por la que muchos españoles aceptan como destino profesional los Emiratos Árabes, cuyo bienestar económico está garantizado no por su población autóctona, sino por el capital que viene de fuera.  

Con poco más de un millón de habitantes, el 85% de la población de Dubai es extranjera. Indios, pakistaníes, iraníes y filipinos se dedican principalmente a la construcción o al sector servicio mientras que los neozelandeses, ingleses, australianos o estadounidenses suelen ocupar los más altos cargos. Los ingleses son los occidentales que más abundan ya que Dubai fue protectorado inglés durante más de un siglo. Entre todos ellos, los españoles. Se calcula que en la zona viven unos 1.000, de los cuales un 25% se trasladó el año pasado.

Pero toda esta multiculturalidad fue posible gracias al cambio de pensamiento del gobierno del país. El objetivo estaba claro: salir de la nada y convertirse en la ciudad de los rascacielos y núcleos urbanos. Entonces, los empresarios e inversores decidieron, a raíz del boom económico, establecer en el emirato una nueva oportunidad de negocio.

Todo ello fue seguido muy de cerca por la compañía europea Catenon Worldwide Executive Search, especializada en la búsqueda global de profesionales en los mercados de todo el mundo, que detectó el interés de Dubai por parte de numerosos profesionales españoles. Brian Cooper, Regional Manager de Catenon en los Emiratos Árabes Unidos, explica que “la experiencia en Emiratos Árabes Unidos de Catenon nos ha hecho ver que esta tendencia es creciente desde hace ya varios años, en que hemos visto cómo un destino tan desconocido para los españoles y otros europeos, se iba convirtiendo en una posibilidad de vida muy apetecible”.


Un enigma a descubrir

A pesar de todo ello, el desconocimiento general que existe sobre Dubai es innegable. Por ello, Catenon informa a sus candidatos sobre la calidad de vida y oportunidades profesionales que allí se ofrecen. “Todos los candidatos que enviamos a Dubai, tanto desde España como desde otros países en que operamos, viven la misma experiencia: aunque parten de un gran desconocimiento y una falsa idea del área, son seducidos por nosotros durante el proceso y por la cantidad de gente que les narra en primera persona su grata experiencia. De la sorpresa y la pereza iniciales, los candidatos suelen mostrarse más abiertos a expatriarse en Dubai a medida que van sumergiéndose en la realidad del país”, confirma Cooper.

Y las pruebas ahí están. En 2007 Gonzalo Gaspar fundó Valor, una empresa que se dedica a dar soporte a otras que quieran establecerse o invertir en el emirato. Miguel Silva es cofundador, vicepresidente y consejero delegado de Blusens Technology, una compañía con base en Santiago de Compostela que se dedica a la electrónica de consumo.

En definitiva, trasladarse a Dubai es una oportunidad única en la que, todos coinciden, aporta experiencia, currículum y dinero. Y es que la calidad de vida que oferta el emirato es impensable en España. Si a ello se le añaden las oportunidades profesionales de un mercado en auge, junto a la seguridad, sanidad, red de telecomunicaciones e infraestructura, Dubai es, sin duda, la ciudad perfecta.

Trabajo lanza el Plan Extraordinario de Orientación para impulsar la actividad económica

Publicado en Noticias

Medio millón de desempleados aumentarán sus oportunidades de empleo gracias a la colaboración de 1.500 profesionales, quienes les orientarán dentro del mercado laboral para aumentar sus posibilidades de inserción, al mismo tiempo que analizan el mundo empresarial y localizan las necesidades de empleo.

La aprobación del Plan Extraordinario de Orientación, Formación Profesional e Inserción Laboral, elaborado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, forma parte de las medidas contempladas en el Decreto Ley de Medidas Urgentes de Impulso a la Actividad Económica, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 21 de abril, con el objetivo de hacer frente a la desaceleración del crecimiento de la economía.

Esta desaceleración, además del reajuste de las actividades de construcción e inmobiliarias, está ocasionando un incremento, en los últimos meses, del paro registrado, al tiempo que otros sectores y ámbitos de la economía continúan aumentando su empleo e, incluso, permanecen ofertas sin cubrir en determinadas actividades.

Ante esta situación, el Plan contempla una serie de medidas que tienen como finalidad hacer frente al repunte del volumen de desempleados, así como reforzar los mecanismos de apoyo al acceso al empleo, facilitando el trasvase de los trabajadores de estas actividades, de cualquier otra en la que se produzca el mismo fenómeno, y de los desempleados, en general, hacia los sectores que continúan demandando mano de obra cualificada y no cualificada.

Más de doscientos millones de euros

Con este Plan, que tiene un marcado carácter temporal, se aumentará la atención de hasta medio millón más de desempleados, con un coste total de 201,32 millones de euros.

La orientación y la prospección de empleo se conciben como los ejes sobre los que pivotarán todas las actuaciones. De esta manera, y tras un previo diagnóstico de las oportunidades de empleo que ofrece el tejido empresarial y el análisis de las capacidades y necesidades de las personas desempleadas, se perfilen itinerarios integrados de inserción hacia el empleo.

Para ello es imprescindible reforzar la capacidad de los servicios públicos de empleo en su labor de mejorar la intermediación y ofrecer oportunidades laborales reales, para facilitar la colocación de los desempleados.


Itinerarios personalizados

Como primera medida se incrementará la red de atención personalizada y directa de los desempleados con la contratación de 1.500 orientadores profesionales, encargados de elaborar un itinerario personalizado para cada desempleado. Dicho itinerario pasa por efectuar un diagnóstico de sus capacidades y posibilidades de encontrar empleo y facilitarles formación, asesoramiento, seguimiento, tutela, y cuantas acciones requieran a lo largo del proceso de búsqueda.

Al mismo tiempo, estos orientadores realizarán una prospección de las empresas para localizar las necesidades de empleo de las mismas, identificar sus características y poder dirigir rápidamente hacia ellas a los desempleados. Por otro lado, también podrán determinar las necesidades de formación y cualificación que precisen para ocupar tales puestos de trabajo.

Los itinerarios de inserción se conciben como un proceso vivo y dinámico que el trabajador va construyendo junto al orientador, teniendo siempre en cuenta las necesidades del mercado de trabajo. No se trata de aplicar diseños prefijados, sino de trayectorias profesionales que pueden revestir diversas modalidades.

Estos procesos de ayuda se apoyarán en programas de políticas activas de empleo, como escuelas taller y talleres de empleo; en programas de adquisición de experiencia, en colaboración con corporaciones locales; en programas integrados de empleo, o de formación con compromiso de contratación, o bien en la potenciación de la capacidad emprendedora de los trabajadores que muestren un perfil adecuado para su establecimiento como trabajador autónomo.


Ayudas de 350 euros mensuales

Durante el proceso de desarrollo de su itinerario personalizado y de búsqueda de empleo, el trabajador podrá recibir una ayuda económica de 350 euros al mes durante un máximo de tres meses, con la finalidad de reforzar y facilitar su dedicación. Estas ayudas se dirigirán de manera especial a los trabajadores con graves problemas de inserción laboral, con el objetivo de facilitar el esfuerzo de reciclaje profesional y lograr su reinserción. Para acceder a ellas será necesario que el trabajador no sea beneficiario de prestaciones y que carezca de rentas superiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) mensual.

En cuanto a la otra vertiente del trabajo del orientador, la prospección empresarial para localizar las necesidades de empleo, se concreta en: análisis de las fuentes de información sobre el mercado de trabajo, como los observatorios de las ocupaciones; coordinación de sus actividades con la red de agentes de empleo y desarrollo local; captación de la oferta de puestos de trabajo vacantes de tal manera que sean los servicios de empelo los que se dirijan a las empresas.

Además de las tareas de los orientadores, el Plan contiene medidas relacionadas con la formación, entre ellas la realización de una convocatoria directa a las empresas de sectores generadores de empleo, para proponerles convenios de cualificación y/o formación con compromiso de contratación, así como una convocatoria extraordinaria de formación de oferta dirigida hacia ocupaciones que puedan absorber empleo.

En el área de la inserción, se considera indispensable facilitar la movilidad geográfica relacionada con las actividades previstas, para potenciar y estimular la contratación. Para apoyar a los desempleados que acepten un empleo que conlleve el cambio de domicilio se establecen un paquete de ayudas por traslado, viajes, mudanzas, alojamiento y guarderías

Asimismo se potenciará el programa de promoción del empleo autónomo, especialmente el establecimiento por cuenta propia de los mayores de 45 años. Este programa incluye ayudas por establecimiento, subvenciones financieras para préstamos y subvenciones para formación y asistencia técnica.

Mujer y emprendedora, la difícil ecuación

Publicado en Noticias

JOSEP M. SARRIEGUI 10/02/2008 EL PAÍS

En qué piensan las mujeres emprendedoras cuando se les permite explayarse bajo el amparo del anonimato y la espontaneidad? Bajo esta premisa, la escuela de alta dirección y administración de empresas Eada ha realizado una encuesta a 23 emprendedoras españolas, la gran mayoría al frente de firmas pequeñas o medianas. En ella expresan los obstáculos y satisfacciones que se presentan a diario por su condición de empresarias, así como los motivos por los que decidieron dar el paso de poner en marcha una compañía propia.

El resultado se sale de la farragosa pauta habitual. Aquí no hay porcentajes, sino vivencias reales extraídas del día a día. Y una de las llamativas conclusiones es que muchas mujeres al frente de una firma siguen interiorizando una visión machista y asumen que emprender y moverse con soltura en el mundo de los negocios es cosa de hombres. Empiezan a vislumbrarse ciertos cambios de mentalidad, sí, pero a paso muy lento.

El 'techo de cristal'

"He matado a mis propios demonios". Valga esta muestra como ejemplo de la crudeza de algunas respuestas a la pregunta por los motivos que impulsaron a dichas mujeres a abrir un negocio. En este caso esos demonios eran el tener que trabajar para otros y el disponer de poco control sobre la propia vida. Pero hay más. Entre ellos, cómo no, el famoso techo de cristal, una forma de organizar el trabajo que, al llegar a cierto nivel, le impide a la mujer seguir ascendiendo en la jerarquía de una empresa u organismo, por prejuicios o motivos relacionados con la discriminación de género.


Cuando alcanzan este techo en una empresa de la que son asalariadas, "muchas mujeres se dan cuenta de que no ascenderán más debido a su género, y muchas de ellas deciden hacerse empresarias para realizarse personal y profesionalmente", señalan Carlos Morales, director de Centro de Investigación en Emprendimiento de Eada, y Mariona Serrat, coautora del sondeo. Según las entrevistadas, para romper este techo de cristal sólo cabe un cambio de mentalidad social, que abandone la ideología de la estructura familiar tradicional, en la que el hombre sigue siendo visto como sostén y la mujer como cuidadora, para dar paso a una igualdad real de oportunidades. Algo, señala una mayoría de mujeres, que sólo puede lograrse desde la educación en la escuela.

Estos roles adquieren su máxima paradoja cuando se trata de conciliar la vida personal y la laboral. Los investigadores se sobresaltan al notar cómo las emprendedoras "endulzan", según sus propias palabras, la poca aportación de sus maridos o parejas a la hora de repartir las tareas del hogar: "Comentarios como 'bueno, compartir, lo que se dice compartir', o 'yo no lo llamaría exactamente compartir' o 'pongámoslo así' sugieren que hay aún mucho camino por recorrer. El propio lenguaje no verbal revela algo diferente. Aun cuando afirmen textualmente que 'en teoría' las cosas van cambiando en la sociedad, no es necesariamente lo que les pasa a ellas".

La encuesta tiene aquí conclusiones demoledoras. En palabras de sus autores, "unas pocas entrevistadas admitieron que la responsabilidad no sólo es de los hombres, sino también de las mujeres. A veces son ellas las que creen demasiado en las ideas conservadoras de la estructura familiar, y no creen en ellas mismas en el campo profesional". De ahí que, si bien el cambio de mentalidad "debe producirse entre los hombres porque son quienes frenan el desarrollo profesional de las mujeres, también algunas mujeres deberían aumentar su autoestima".


Carlos Morales reconoce, no obstante, que, aunque quizá con lentitud, "el panorama ha cambiado para la mujer y en particular para la mujer emprendedora; en términos sociales el cambio se ha producido en los últimos 25 años y en términos más empresariales sobre todo a partir de 2000, generando un espacio social nuevo". Con todo, sostiene, "muchas mujeres no acaban de desprenderse de los resabios de una cultura empresarial masculina, los llevan incorporados y se nota cuando intentan justificar el machismo latente en sus esposos y parejas" en las tareas domésticas. El uso de verbos como "colaborar" o "ayudar", en lugar de "hacer" o "llevar a cabo", evidencia, según los investigadores, que los cambios aún no son profundos.

A pesar de todos los obstáculos, "la sensación de liberación" es otro de los rasgos de las respuestas de las entrevistadas, sobre todo por poder organizar su propio trabajo, y hacerlo con métodos personales y según las prioridades de una misma. "Independencia", "flexibilidad", "autonomía" y "libertad" son términos muy repetidos, aunque acompañados también de "esfuerzo", "disciplina", "más responsabilidades" y "trabajar más horas".


Reducción de jornada

Julia Alonso le pone nombre y apellido a este repaso hasta ahora anónimo. Tras más de diez años trabajando por cuenta ajena, el año pasado dio a luz a la empresa Secretariado y Protocolo, una firma online de asistencia ejecutiva, elaboración de documentos, traducciones, intérpretes y consultoría de protocolo. Con 39 años y radicada en Alicante, ha sido una de las participantes en la encuesta. Reconoce que, además de tener muchas ideas en la cabeza con ganas de desarrollar, en su anterior trabajo "estaba desanimada, con horarios fatales que conllevaban una disponibilidad total".

Tras pedir y conseguir la reducción de jornada, se encontró con que la carga de trabajo era prácticamente la misma, el sueldo "ridículo" y la sensación era de estar completamente relegada. "Di el paso de montar la empresa cuando me vi desbordada", confiesa. Encontrar las vías de financiación iniciales fue el peor trago. Superado éste, asegura que la flexibilidad horaria y el poder organizarse ella misma es lo que más le compensa, aunque ahora trabaja más que antes. Este diario la localizó en el móvil a media mañana de un lunes. Estaba en el médico, obligada por una urgencia de su hijo. "Antes", sostiene, "esto era un problema, ahora no. El trabajo pendiente ya lo haré, aunque sea a las doce de la noche, o mañana".

Rumania repesca a sus inmigrantes

Publicado en Noticias

El Gobierno de este país organiza en Castellón una bolsa de trabajo para que regresen sus trabajadores

EFE EL PAIS
Las autoridades rumanas organizarán una "bolsa de empleos" en Castellón de la Plana los próximos días 12 y 13 de abril para atraer a emigrantes rumanos que trabajan en España y que quieran volver a casa, una medida destinada a solucionar el grave problema de falta de mano de obra que afecta al país balcánico. Se estima que más de 500.000 rumanos viven legalmente en España, junto al millón y medio más repartidos por otros países europeos, principalmente Italia. Mientras tanto, hay medio millón de empleos vacantes en varios sectores de la economía rumana.

Así lo ha informado hoy en Bucarest el Ministerio rumano de Trabajo y Solidaridad Social (MMFES), que enviará sus propios expertos a España, junto a empleadores y funcionarios de la Agencia Nacional para Ocupación de la Fuerza de Trabajo, de la Casa Nacional de Pensiones, de la Casa Nacional de Seguros de Salud, del Ministerio para Empresas Pequeñas, Medianas, Turismo y Profesiones Liberales.

Los rumanos residentes en España recibirán información sobre los puestos de trabajo vacantes en Rumania, las tendencias de evolución del mercado del trabajo, las oportunidades para abrir un negocio, para su financiación, uso de fondos europeos y formación profesional.


Plazas vacantes

"Si tenemos déficit de fuerza de trabajo es preferible conseguir que los rumanos vuelvan a casa, antes que traer mano de obra de Asia, África u otras partes", ha declarado a la prensa el ministro de Trabajo, Paul Pacuraru. El responsable de Trabajo ha añadido que, según informaciones del Consulado de Rumania en Castellón, "muchísimos rumanos están interesados" en las ofertas.

Según Pacuraru, actualmente hay medio millón de empleos vacantes en varios sectores de la economía rumana. Por otro lado, las autoridades rumanas cooperan con las españolas en una campaña de información para desalentar a los rumanos a que acepten trabajo ilegal, ha añadido el ministro. Una bolsa de trabajo similar a la prevista fue organizada el pasado 23 de febrero para los rumanos que trabajan en Italia.

Estuvo centrada sobre todo en el sector de la construcción, donde los empleadores rumanos ofrecen sueldos de 1.000 euros para los obreros cualificados. El Gobierno rumano adoptó a principios de año un plan de medidas para la vuelta al país de los ciudadanos rumanos que trabajan en el extranjero y que se estiman en dos millones, de ellos más de 500.000 con documentos legales en España.