Los derechos laborales, un obstáculo para los empresarios españoles en Marruecos

Publicado en Noticias

La idea de hacer las maletas y asentarse en países empobrecidos como Marruecos en búsca de una mano de obra barata ha desaparecido. La crisis también afecta a este país, aunque de otra manera.

CANAL SOLIDARIO

Empresas agrícolas españolas afincadas en Marruecos, como Hortupal, sólo se plantean ahorrar, para después cerrar y volver a casa, debido a que la crisis, que afecta a toda la riqueza mundial, también azota este país aunque de distinta forma.

El principal problema, según señalan desde la compañía, son los sindicatos que, desde su creación hace un año, han provocado que los agricultores se sientan presionados y amenazados. "Nos convocan una huelga por cualquier cosa", comenta Joaquín, socio de la firma. "Nos está salvando el encarecimiento de la judía en España. El campo está muy difícil, y los que vivimos en este país nos vemos desprotegidos. Hay que ir con pies de plomo", continúa.

Salario mínimo y horarios justos

Aún así, señala Bautista Rams, último agricultor que llegó a Agadir, reconoce que el mercado marroquí es ventajoso, ya que persiste el bajo coste de la mano de obra que cuesta menos de cinco euros la hora (52 dirhams), y el buen tiempo casi todo el año.

Bautista reduce el problema de los sindicatos a una cuestión de diálogo. "Me siento integrado, hay que adaptarse, no se puede venir con arrogancia como hacen otras personas".

Por su parte, el presidente de la Confederación Democrática de Trabajadores en la región, Abdela Rahmunes, defiende que los sindicatos se limitan "a velar por el respeto de las horas trabajadas y el salario mínimo".

Te puede interesar...