Zapatero ofrece que la Alianza de Civilizaciones colabore con la OTAN para reducir conflictos

el . Publicado en Noticias

EL PAÍS

La Alianza de Civilizaciones y la Alianza Atlántica están cada vez más cerca, aunque hasta hace poco parecieran contrapuestas. El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, la puso ayer al servicio de la OTAN. Dirigiéndose al próximo secretario general, Anders Fogh Rasmussen, le dijo: "Puedes contar con la Alianza de Civilizaciones para ayudar a reducir los espacios de conflicto y fortalecer los de convivencia".

Ambos ya tenían una buena relación personal, como demostró el ambiente distendido que rodeó la visita de Zapatero a Copenhague en julio pasado.

El presidente del Gobierno español hizo uso de sus privilegiados lazos con su homólogo turco, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan, fraguados en el patrocinio conjunto de la Alianza de Civilizaciones y en el apoyo sin fisuras de España al ingreso de Turquía en la UE. La pasada semana, mientras la mayoría de los mandatarios aliados presionaban en Estrasburgo al presidente turco, Abdulá Gül, Zapatero hablaba con Erdogan, que no acudió a la cumbre de la OTAN. Rasmussen, con quien Zapatero se reunió ayer, le agradeció sus gestiones, según fuentes de La Moncloa.

Rasmussen, que fue un firme aliado de George Bush, mostró su adaptación a los nuevos tiempos. "La idea del choque de civilizaciones ha sido usada por teóricos neoconservadores en EE UU. Yo soy de los que creo, como Zapatero y Erdogan, en el diálogo entre civilizaciones, pues si fracasa será explotado por los extremistas de ambos lados", dijo. También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con quien Zapatero se reunió, destacó la importancia de la iniciativa como una forma de diplomacia preventiva. "Es frecuente que se llame a la ONU para apagar incendios. Con la Alianza de Civilizaciones podemos eliminar los conatos antes de que se expandan. Si no, nunca habrá suficientes cascos azules".

Te puede interesar...