El avance de la mujer musulmana depende más de los países árabes que de Occidente

Publicado en La Mujer en la Alianza

EP

Carmen Ruiz destaca que en los países árabes hay movimientos feministas "muy activos", pero deben dejar de ser "de élite"

La catedrática de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Sevilla y experta en Islam, Carmen Ruiz, afirma que el avance en los derechos de la mujer musulmana debe residir en los propios países árabes y consideró que la actuación de Occidente en este asunto "no es determinante".

Ruiz, que participa en el curso 'Judaísmo, Cristianismo e Islam, tres religiones en diálogo' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), afirmó que el poder del cambio de la mujer en estos países no recae sobre Occidente, cuya "presión" se suele utilizar, según dijo, por parte de algunos árabes para "frenar" movimientos en favor de la mujer, con el argumento de que "estáis tomando modelos extranjeros", lo que avergüenza a las propias afectadas.

La catedrática destacó que muchas mujeres prefieren "mantener su posición" por miedo a represalias, pero que si quieren progresar deben dejar de transmitir sus reivindicaciones a través de los sectores de elite, y hacerlas por mujeres implicadas con el país, aunque vivan en el extranjero, pero que "sean capaces de ser creíbles ante los demás".

Así, señaló que los países árabes cuentan con movimientos feministas muy activos, pero que deben dejar de ser "movimientos de elite", y consideró muy importante "la internacionalidad" de estos movimientos ya que sino "es difícil que las mujeres progresen".

Según Ruiz, las mujeres musulmanas están aprendiendo que el matrimonio "no es un estamento, sino que sólo es un contrato". También indicó, la importancia de que ésta "sea consciente" de tener su propio patrimonio", que tenga libertad de recursos, porque "esto es algo que el Islam reconoce", señaló.

La catedrática destacó que Islam representa un quinto de la población mundial, por lo que Europa también puede "hablar del Islam en primera persona", y en España "ya no podemos hablar del Islam como un tema de extranjeros". Para Ruiz, el mayor reto social del Islamismo es "la igualdad de todos los seres humanos.

Por su parte, la profesora de Historia del Judaísmo de la Universidad de Barcelona, Meritxell Blasco, que también participa en el curso junto con la presidenta de la Asociación para el Diálogo Interreligioso en Madrid (ADIM), Margarita María Pintos, afirmó que en la actualidad la mujer judía es "moderna", accede a la educación y tiene la elección de acceder al judaísmo, ya que se considera "una elección personal", dijo.


En cuanto a la mujer dentro del cristianismo, Pintos señaló que la estructura piramidal en la que se ordena el cristianismo, siempre cuenta con "más varones en la zona de arriba" y las mujeres se encuentran "subordinadas" al poder de los varones.

Indicó que "Jesucristo creó una sociedad igualitaria" y que no se debe repartir en función del género, sino de la persona. Además, reivindicó a María Magdalena, como "fundadora del Cristianismo", un tema que "ha creado mucho debate durante el curso", dijo.

VUELTA A LAS TRADICIONES

Sobre la forma de vestir de las mujeres en los países árabes, Ruiz señaló que en los últimos años se ha producido "una vuelta a las tradiciones", ya que antes éstas "no llevaban el velo ni iban tapadas".

Indicó que el Islam "no impone esa forma de vestir" y que lo llevan en los países occidentales como una forma de señalar que "esas mujeres son musulmanas, pertenecen a nuestra comunidad, y si no eres musulmán no puedes casarte con ella", señaló.

Las tres expertas coincidieron en destacar que antiguamente el hecho de que la mujer fuese tapada era "igual en las tres religiones".

Según Blasco, los judíos "no se prodigan en enseñar sus símbolos en Europa", principalmente "por motivos de seguridad". Dentro de los ultraortodoxos, las mujeres visten con faldas largas y llevan la cabeza cubierta, muchas veces, a su juicio, por miedo "a perder la propia identidad".

Puso como ejemplo, que en las universidades turcas se ha prohibido que las mujeres judías se tapen la cabeza, y ellas "han comenzado a ponerse pelucas", por el "simple hecho de llevar algo en la cabeza y por miedo a la asimilación", dijo.

Por su parte, Pintos señaló que muchas cristianas "han ido con velo y han entrado con mantones a las iglesias", por lo que no nos debe resultar "tan raro" verlo en otras religiones. Además, señaló que está "totalmente en contra" de que se muestren símbolos religiosos en las escuelas, "ni de la religión cristiana ni de ninguna otra", ya que las escuelas "no deben ser un lugar de adoctrinamiento".

El enfoque cultural, clave para mejorar la situación de los derechos humanos y el género

Publicado en La Mujer en la Alianza

MARIA NÚÑEZ FURIÒ /EL MUNDO

MADRID.- "La cultura no es un muro que romper sino una ventana a través de la cual construir nuevas oportunidades para el desarrollo de las personas y de los pueblos", afirma la directora general del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) para América Latina, Marcela Suazo. En esa frase está la conclusión principal del último informe sobre el Estado de la Población Mundial 2008: 'Ámbitos de Convergencia: Cultura, Género y Derechos Humanos'.

Los tres conceptos están íntimamente relacionados entre sí; "para promover la igualdad de género es necesario hacerlo dentro del marco de los derechos humanos, y eso es llevado a la práctica en su enfoque cultural", asegura Suazo. Por ejemplo, los adelantos en igualdad de género nunca se han logrado "sin una lucha cultural", subraya el informe.

En España, pese al desarrollo de normativas contra la violencia machista, todavía existen "grandes barreras culturales para superar el problema", sentencia la directora de UNFPA para América Latina.

"Las culturas afectan la manera de pensar y actuar, pero estas no son estáticas, se modifican continuamente", explica Suazo. Para conseguir ese enfoque cultural se requiere un conocimiento profundo de las mismas: familiaridad con las maneras en que operan las culturas y las maneras de colaborar con ellas, sugiere el informe de las Naciones Unidas. En ese sentido, el documento aclara que "la sensibilidad y el compromiso cultural no significan aceptar las prácticas tradicionales nocivas ni dar carta blanca a los abusos contra los derechos humanos".

Pese a los numerosos acuerdos internacionales a favor de la mujer, la desigualdad entre hombres y mujeres sigue generalizada y profundamente arraigada en muchas culturas. "Las tres quintas partes de los mil millones de personas más pobres del mundo son mujeres y niñas", adelanta Marcela Suazo. Además, el 70% de los 130 millones de niños sin escolarizar "son también niñas", añade.

Según Marcela Suazo, en América Latina a pesar de que el 95% de los partos se realizan en centros sanitarios, no se ha reducido el alto porcentaje de mortalidad materna. Para encontrar una explicación a esa situación se debe investigar en los patrones socioculturales y la diferente posición entre el hombre y la mujer en esa sociedad.

El informe pretende ser 'una lente cultural', un instrumento para la programación de los planes de desarrollo y cooperación que evidencie donde están las dificultades. La agencia de la ONU sugiere alianzas con grupos sociales, con especial interés en las mujeres y los jóvenes, para asegurar la protección de los derechos humanos.

Hablemos de mujeres y paz, hablemos de África

Publicado en La Mujer en la Alianza

Llegan varios días internacionales que vale la pena recordar. El domingo 24 es el Día de las Mujeres por el Desarme y el lunes 25 el día de África, una oportunidad para conocer iniciativas y proyectos a favor del desarrollo y el desarme.

Redacción (18/05/2009)

Medio millar de mujeres israelíes y palestinas de la organización Machsom Watch van cada día a varios check points de Jerusalén y Cisjordania para denunciar de manera pacífica la violencia que el ejército israelí ejerce contra la población árabe.

A miles de kilómetros, mujeres colombianas de todo el país se concentran cada año en la llamada Ruta Pacífica de las Mujeres. Gritan que no quieren parir más hijos para la guerra y ponen sobre la mesa la difícil situación de las mujeres que viven en el conflicto armado y propuestas para la paz.

Las mujeres de Machsom Watch y de la Ruta Pacífica son dos ejemplos de cómo miles de mujeres en todo el mundo dicen no a la guerra, pero hay muchos más: la lucha de entidades como Rawa y Hawca por los derechos de la mujer en Afganistán, las madres de soldados rusos que protestan por la violencia en Chechenia, las mujeres de todo el mundo que se reúnen en el proyecto Follow the Women para pedir la paz en Oriente Próximo…

El domingo 24 es el Día de las Mujeres por la Paz y el Desarme, una oportunidad para visibilizar la labor de muchas mujeres en todo el mundo. Otra fecha importante que llega en unos días es el Día de África, que se celebra el 25 de mayo. Los efectos del VIH/Sida en muchas familias del continente, la crisis alimentaria que viven varios países, los conflictos que viven en países como Sudán y la R.D. del Congo, y todas las iniciativas positivas que, a nivel local o regional, trabajan por la paz y el desarrollo son algunos de los temas que se podrían destacar.

La líder keniana Bernadette Wanyonyi: "la mujer es la esperanza de África"

Publicado en La Mujer en la Alianza

EFE

MADRID.- Las mujeres africanas hacen un uso "mucho más eficaz y útil" de su educación que los hombres porque comparten sus conocimientos con la comunidad y la familia, mientras que los varones tienen prioridades individuales, según la directora de la mayor ONG de Kenya dedicada a la mujer, Bernadette Wanyonyi.

La líder africana dirige Maendelo Ya Wanawake Organization (MYWO) -Organización de Mujeres para el Desarrollo de Kenya, fundada en 1952- y sus cuatro millones de afiliadas luchan por mejorar su calidad de vida, especialmente en el medio rural.

Wanyonyi, quien ha ocupado diversos cargos políticos en el Gobierno keniano, ha subrayado que la educación de la mujer es "la clave y la prioridad" para erradicar la pobreza y lograr el desarrollo en el continente africano.

La directora de MYWO, nacida en una familia campesina, ha pedido más educación para las mujeres para que puedan estar presentes en el Parlamento y participar en los niveles de decisión, porque "son las que piensan de verdad en la sociedad y en los ciudadanos".

"La mujer es la esperanza de África; es la que se ocupa de todo (comunidad, comida, trabajo, discapacitados...) y, si queremos crear un África desarrollada, las mujeres deben tomar el control", ha resaltado.

En su opinión, es mucho más eficaz educar a una mujer frente a un hombre en África: "Cuando se educa a una mujer, se instruye a toda su familia como mínimo; cuando se educa a un hombre, se forma a una sola persona".


La desigualdad se agudiza en el campo

Sin embargo, la dirigente keniana ha señalado que el número de mujeres analfabetas en África es mucho mayor que el de hombres -especialmente en las áreas rurales- porque desde la juventud son las niñas las que se quedan en el hogar a ayudar a sus madres, mientras los chicos asisten a la escuela.

"La situación en el campo es patética para las mujeres", ha lamentado la directora de MYWO.

Wanyonyi ha explicado que las mujeres de su país reivindican las mismas oportunidades que los hombres, pero ha puntualizado que no buscan la igualdad porque están orgullosas de ser mujeres y madres, y consideran que tienen diferentes roles respecto a los varones.

Además, ha destacado que la perpetuación de la pobreza en África se debe en gran parte a la "palpable y evidente" corrupción que existe, que la llevó abandonar la política.

"Muchas veces es necesario que los políticos luchen personalmente contra la corrupción, incluso renunciando a sus puestos en la Administración", ha concluido.

Maendelo Ya Wanawake Organization (MYWO), sin ninguna vinculación política ni religiosa, cuenta con 25.000 asociaciones de mujeres afiliadas y su principal objetivo es luchar por los pobres y por la mujer.

La mujer africana también emigra

Publicado en La Mujer en la Alianza

EUROPA PRESS / YODONA.COM

"Ser mujer y africana constituye un binomio que, en la actualidad, conforma una situación llena de dificultades, a las que se suma el proceso migratorio". Esta fue la conclusión final a la que llegaron, tras más de dos horas de coloquio, los ponentes que intervinieron en el tercer foro del ciclo 'Enciende África' y que congregó a más de cuatrocientas personas en el Espacio Cultural CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife. Entre ellos, destacó la presencia de dos grandes conocedores de la realidad del continente vecino: la ex ministra de Cultura de Malí, escritora y activista contra la mundialización liberal, Aminata Traorè y virtuoso guitarrista -también de aquel país-, Afel Bocoum.

"La inmigración no es un proceso sólo de hombres, tal como pueda parecer. Detrás de cada joven que emigra a Europa hay una madre que se ha sacrificado para que ese hijo pueda salir de su país y buscarse mejores oportunidades. Esta misma mujer será la que reciba la ayuda económica de sus hijos para sobrevivir en su aldea". Aminata Traorè, que ha escrito ya algunos libros sobre el problema africano, lamentó también que el conocimiento de África llegue a Europa, en general, y a España, en particular, sólo a través de los jóvenes que mueren en las playas o en mitad del mar. "Algún día llegaremos a entendernos, pero habrá que revisar el proyecto de sociedad que se nos ha impuesto", concluyó la ex ministra de Cultura Malí.

Afel Bocoum, en su intervención, explicó que él es un artista porque es la única forma que tiene de explicar al mundo lo que piensa y de transmitir su mensaje. "En mi país, la mayoría de las personas no ven la televisión ni escuchan la radio porque están todo el día trabajando. Por eso les llevo mi música, mis canciones y mis letras y les hablo de las injusticias del mundo y de lo que ocurre".

Respecto a la mujer africana, Bocoum aseguró que en el pasado no se reconocía el valor de sus mujeres, el trabajo que han desempeñado y la aportación a su país. "He visto cómo tratan a sus mujeres y a sus hijos en Europa y, cuando vuelvo a mi país, intento explicarlo, porque yo no puedo hacer nada en otro país pero sí en el mío. Alabo las revoluciones de las mujeres y su lucha por la independencia", ratificó el popular guitarrista Malí.

Te puede interesar...